Cursiva en palabras extranjeras

El uso de la letra cursiva para palabras extranjeras plantea algunos problemas, dada la variedad de criterios que intervienen en la determinación de si una palabra extranjera se ha integrado o no a la lengua y si, en este caso, conviene dotarla de un realce tipográfico. Se trata de una cuestión en que deben considerarse criterios editoriales, ya que en muchos casos ni la lingüística ni la ortografía por sí solas pueden brindar una solución definitiva.

No es propósito de esta entrada dar una respuesta a este problema, sino simplemente abrir el debate y mostrar la complejidad que entraña la utilización de este tipo de letra. Prometo una futura entrada sobre este tema, con un intento de aportar algunas soluciones.

Parece existir acuerdo en que todo extranjerismo crudo debe destacarse con cursiva. Como surgió en el foro de MedTrad hace unos días, ¿qué hacer con hedgehog proteins? Proteínas erizo suscitaba sospechas sobre su uso y referencialidad, y no se encontró un término español utilizado y reconocido. Se optó por no traducir el término, y la licencia de extranjería la aportó el uso de la cursiva: proteínas hedgehog. El caso contrario al del extranjerismo crudo lo constituyen palabras de origen claramente extranjero pero que ya están integradas al español, como vídeo o video, que siempre irán en redonda. Esto es lo que está claro, pero ahora pasemos a las arenas movedizas.

Un caso –aunque bastante sui géneris, porque ¿cuán extranjero puede ser el latín para un hispanohablante lector de obras médicas?–, es el de algunas expresiones de amplio uso en el lenguaje médico, como in vitro, in vivo, in situ, post mortem, etc. Es perfectamente entendible que haya un impulso por mantenerlas en redonda, y la Academia apoya esta postura, dada su completa integración en la lengua, pero se plantea el siguiente problema: ¿si mantenemos en redonda algunas expresiones latinas, qué hacer con los latinismos menos frecuentes, los que sí podrían, subjetivamente, causar alguna extrañeza y percibirse como algo ajeno al español? ¿Dónde debemos poner la frontera entre el latinismo integrado y el que no lo está? ¿Es razonable tener que acudir al Diccionario de la Academia cada vez que nos encontramos en una situación dudosa? Parecería que la mejor alternativa es cortar por lo sano y ponerlos todos en cursiva, para simplificar la escritura y evitar vacilaciones ortográficas, como la que ocurre con post mortem, que aparece frecuentemente como post mórtem, post-mortem, posmórtem, etc. Ahora bien, tener que ponerle cursiva a motu proprio, expresión cotidiana y popular, parecería innecesario.

Es lógico pensar que si una palabra se escribe en redonda siempre debe poder leerse a la española, con una fonética española, pero esto no es del todo cierto. Por ejemplo, marketing, que a pesar de la Academia pocos escriben en cursiva, mantiene su acentuación esdrújula, sin que nadie la tilde, cuando la grafía márquetin, más impopular, es la que más se acerca a la fonética y ortografía españolas. No es cierto que toda palabra asimilada tenga una grafía española de uso extendido ni que toda grafía de uso extendido refleje una pronunciación a la española, ya que la forma escrita de las palabras tiene vida propia y no siempre es un mero reflejo de su pronunciación, por mucho que el espíritu de la ortografía española sea ese.

También es problemático el uso de la cursiva dentro de una frase en cursiva. Una palabra en redonda metida en un mar de cursivas resalta mucho, y eso echa para atrás, por razones estéticas, a más de un conocedor de la ortotipografía que sabe que cursiva dentro de cursiva debe escribirse en redonda.

Por otro lado, está el criterio de la frecuencia de aparición. Existe la percepción de que una palabra que en principio tendría que ir en cursiva por ser extranjera, si aparece muchas veces, no debe marcarse así, pues es algo molesto encontrar demasiadas cursivas en un texto. Por ejemplo, la palabra shock, con ortografía y pronunciación inglesas, para ciertas editoriales médicas es mejor mantenerla en redonda, dada su alta frecuencia de aparición cuando se habla de un shock séptico o hepático, etc. ¿Pero es la frecuencia de aparición un criterio válido? En ortotipografía las normas suelen aplicarse siempre y no están supeditadas a circunstancias estadísticas.

Para terminar, un apunte más bien obvio pero en la práctica frecuentemente pasado por alto: endoprótesis es mejor que stent, aunque esté en cursiva, es decir, que siempre que no haya problemas de referencialidad, son mejores los términos españoles que los extranjeros. La posibilidad de marcar algo con cursiva no significa que haya carta blanca para no esforzarse por encontrar el término que mejor designe, en español y en redonda, el término extranjero.

5 Comments

  1. Interesante artículo. Pero permíteme que discrepe en un punto: la ortotipografía no es sobre normas inamovibles, sino sobre la adaptación de las normas ortográficas a diferentes circunstancias, teniendo a la vista el fin práctico de la tipografía, que es facilitar la lectura, es decir, la compresión de los textos. Sí está sujeta, por tanto, a circunstancias estadísticas, e incluso diría que esto es una de las esencias de la ortotipografía. La cursiva es un destacado con una función que viene a significar, a modo de poste, «¡eh!, ¡cuidado!, que a lo mejor esta palabra no te es familiar»; pero cuando sí lo es (o se supone que lo ha de ser para el lector), pierde su función y pasa a ser un simple obstáculo.

  2. ¡Qué entrada más interesante! Yo me enfrento al problema de los extranjerismos en otro tipo de textos, los financieros. En estos abundan los términos en inglés y siempre me planteo el mismo dilema que tú expones aquí: ¿los escribo en cursiva porque se trata de extranjerismos puros o los dejo en redonda porque aparecen con frecuencia en el texto y, además, como dice Javier, el lector del texto ya estará familiarizado con ese vocabulario? De momento he optado por escribirlos en cursiva tal como recomiendan las normas ortotipográficas, pero yo también opino que estas reglas no deben ser rígidas, sino adaptarse a cada circunstancia para facilitar la lectura.

    Un saludo,
    Isabel

    • Hola, Isabel. Gracias por los comentarios. Con respecto a lo que planteas sobre el uso de la cursiva, creo que en casos extremos hay que tener un poco de mano izquierda. Los extranjerismos crudos van en cursiva, es cierto; pero llenar una página con montones de cursivas podría dificultad la legibilidad, porque, al margen de lo estético, el resalte tipográfico pierde su poder distintivo. Hay más de un ejemplo, me parece, en que la tipografía relativiza saludablemente los dictámenes ortográficos.
      Por cierto, puede ser interesante saber que en la Ortografía del 2010 hay una equiparación en el tratamiento de los extranjerismos y latinismos (incluidas las locuciones). Espero poder comentar pronto este tema.
      Un saludo,
      José Antonio

      • Carmen Garay

        José, si el texto técnioco científico refiere a una norma en inglés como Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), va en cursivas? Gracias de antemano

        • Hola, Carmen. Disculpa la demora. No encuentro en ninguno de mis libros de consulta habituales respuesta a tu pregunta. Para empezar, como se trata de un texto sin traducir, inmerso en un mar de palabras en español, creo que no hay mucho establecido al respecto. Creo que es un caso típico en que son las normas particulares de la casa, del cliente, las que deben encargarse. Yo lo dejaría en redonda, porque así suele ponerse en inglés, porque creo que es lo que menos choca en español, porque con esas mayúsculas iniciales ya queda claro que se trata de un texto diferenciado de lo que lo rodea y porque si se pusiera en cursiva se estaría interpretando que se trata de una obra de creación, y un conjunto de normas para la certificación no es eso. Puedo equivocarme, pero creo que lo mejor es dejar la redonda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>